Blog

el ciberciudadano (1)

El futuro ciberciudadano y su relación con el Poder

Lo que no consiguieron setenta años de comunismo o de regímenes totalitarios o de líderes mesiánicos que venían a cambiar el mundo quizá lo consiga…el ciberciudadano a través de Internet. Algo similar a como dicen los juristas del “efecto no querido de la ley”. Se hace una ley para cubrir una necesidad pero en su ejecución dicha ley termina en la realidad afectando otros intereses no previstos en la redacción inicial de la ley. La revolución de la red empezó con el fin de comunicarse, de entrar en línea desde lugares y computadoras distintas y alejadas una de otra. Luego se fue transformando en una formidable herramienta de comunicación instantánea y global. Y, más luego, afectó a la producción, la educación, el trabajo, etc. Y, quizá sin proponérselo, terminará terciando y afectando al Poder establecido. El poder económico, por ejemplo, que en el siglo XX fue representado por empresas de la segunda Revolución Industrial (Exxon, ATT, General Motors, etc.) ha sido paulatina pero persistentemente reemplazado por empresas de Internet (Amazon, Google, Alí Babá, Apple, etc.). Gracias a las posibilidades que abrió Internet para la participación de los usuarios en el proceso económico, el poder ha pasado de los directorios a los consumidores. El consumidor “ha tomado el poder”, dice Javier López Calvet, director financiero y de e-commerce de Carrefour España.

El poder político es quizá dónde más se verá el cambio de paradigma (no es evidente todavía para los políticos “profesionales” que siguen aferrados a viejas prácticas clientelares). El ciudadano veta (Acuerdo de paz de Colombia con las Farc, Brexit) y vota (Macron, Trump) libremente —es decir sin dejarse influenciar por los medios o las encuestas, etc.— y generalmente veta o vota contra el poder establecido.

Esta teoría del fin del poder tradicional, o del nacimiento de un nuevo poder está perfectamente desarrollado, entre otros (César Cancino, Manuel Castells, Niño Becerra), por Moisés Naím  (doctor por el MIT, ganador del Premio Ortega y Gasset) en su libro El fin del poder, como el poder ya no es lo que era.   Naím es uno de los más respetados analistas de la economía y la política internacional.

El análisis parte de una realidad: las actitudes hacia el poder y los poderosos están cambiando a gran velocidad. Hay una pérdida de confianza en los líderes políticos, en “los expertos” y los medios de comunicación. Los ciudadanos creen más en los dirigentes sociales y en ellos mismos ya que están mejor informados y son más conscientes de las muchas opciones que ahora tienen de participar.  Numerosos estudios  afirman que el poder tal cual lo hemos conocido no existe más.

Y pareciera, afortunadamente, que el interés de las jóvenes generaciones está en las redes que les interesan a los jóvenes; Instagram que tiene una media de 700 millones de usuarios y más de 100 millones de fotos compartidas por día. O Snapchat usada por 150 millones de jóvenes de entre 18 y 24 años.

Ese desinteresarse por el poder tendría la virtud de alejar a las generaciones venideras de tantas y tan cruentas luchas que en el siglo XX  (entre 80 y 100 millones de víctimas) asolaron a la humanidad. El siglo soportó dos guerras mundiales o atrocidades como la Shoá y, luego de la última guerra mundial, en lugar de un largo período de paz como se auguraba vino el riego de la guerra nuclear (Cuba, 1962) y unas potencias dominantes se repartieron las áreas de influencia. Como botín de guerra. Y así millones de hombres quedaron oprimidos y envueltos en esa lucha por el poder mundial. Dictaduras de izquierda y derecha, partido único, persecuciones políticas, golpes militares fueron la realidad de las luchas por el poder en el siglo XX.

En este proceso que recién se inicia todo indica que se priorizará el valor Vida por sobre el valor Poder. Los jóvenes de la generación Y rara vez hablan de derechas o izquierda, de socialismo o capitalismo. Y si inquieren sobre la conducta institucional, política o educativa preguntan si esas conductas tienen las características que les interesa: colaborativa, transparente, abierta y si es la expresión de un poder horizontal.

Partimos entonces de dos premisas:

— Internet está motorizando un cambio profundo en las relaciones de poder político, económico y social.

— Los jóvenes de la generación Y se desentienden del Poder.

_ El ciudadano está reasumiendo el mando.

En ese desentenderse de las luchas por el poder las jóvenes generaciones tendrán a su favor un fenómeno de nuestro tiempo: hay un gran descrédito del Poder. Los cambios del que se están registrando han agudizado la corrosión de la autoridad y la moral y pusieron en discusión la legitimidad de los poderosos en general. Al perder legitimidad y no ser apetecible para las nuevas generaciones se está abriendo, casi sin proponérselo, otra posibilidad revolucionaria: cuestionar el poder establecido (el Establishment). La revolución digital ha puesto en crisis al poder establecido. Lo que no consiguieron setenta años de comunismo o de regímenes totalitarios o de líderes mesiánicos que venían a cambiar el mundo quizá lo consiga…el ciberciudadano a través de Internet. Algo similar a como dicen los juristas del “efecto no querido de la ley”. Se hace una ley para cubrir una necesidad pero en su ejecución dicha ley termina en la realidad afectando otros intereses no previstos en la redacción inicial de la ley. 

A los jóvenes, que seguramente son mayoría en estas páginas, le recomiendo un  pequeño (no tiene más de 80 páginas) gran libro ¡Indignaos! Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica. Su autor, Stéphane Hessel, fallecido en el año 2013, fue un hombre que escribió este maravilloso libro a los noventa años; había padecido la persecución de Hitler, estuvo a punto de ser fusilado o ahorcado, y, al final de su vida, tuvo la fuerza interior y la valentía de escribir un libro “políticamente incorrecto”, que llamaba a la rebelión contra el poder y pedía a las jóvenes generaciones un llamamiento a comprometerse, a indignarse contra la injusticia, a resistir aquello inaceptable.

Leer más…
Cristian Nahuel Centurion ahora es miembro de Creando App de IA (Aplicaciones de Inteligencia Artificial)
Miércoles
Cristian Nahuel Centurion ahora es miembro de Argentina2050
Miércoles
Cristian Nahuel Centurion ahora es miembro de Sociedad, Organización Política y Ética
Miércoles
El grupo Alimentos y Agro fue destacado
Martes
A Edgardo Temporetti le gustó la conversación 6. Ingreso Universal de Argentina
Lunes
Norberto Zingoni respondió a Argentinaen la conversación de 6. Ingreso Universal
"Estoy totalmente de acuerdo.Participo en una organización internacional BIEN QUE TAMBIÉN tiene sede en Argentina y es uno de los temas del futuro."
Lunes
Fernando Vilella ahora es miembro de Argentina2050
10 de Oct.
Fernando Vilella ahora es miembro de Alimentos y Agro
10 de Oct.
Más...

Temas de los Talleres Argentina2050 en Twitter

Talleres TecnologíaTrabajo 2050